Los tomates son el cultivo de jardín más popular por una buena razón, aunque también tienen sus problemas. ¡Aprende cómo plantar tomates desde semillas en casa y mantenerlos creciendo fuertes durante toda la temporada!

Sobre el cultivo de tomates

Las plantas de tomate son cultivos delicados de temporada cálida que adoran el sol y no toleran las heladas. Es importante no plantarlas en el suelo demasiado pronto. En la mayoría de las regiones, el suelo no está lo suficientemente caliente para plantar tomates al aire libre hasta finales de primavera y principios de verano, excepto en la zona 10, donde son un cultivo de otoño e invierno. Mira cuándo sembrar tomates en tu zona.

Los tomates tardan de 60 a más de 100 días en madurar, dependiendo de la variedad (más información sobre las variedades a continuación). Debido a sus requisitos de temporada de crecimiento relativamente larga (y la fecha tardía de siembra), la mayoría de los jardineros plantan plantas pequeñas o trasplantadas después de que el clima se haya calentado en primavera. Muchos jardineros compran sus transplantes en un centro de jardinería o vivero, pero ciertamente puedes cultivar tus propias plantas a partir de semillas en interiores.

Algunas pautas para comprar transplantes:

  • Elige plantas jóvenes de tomate de un vivero de buena reputación.
  • Las plantas buenas son cortas y robustas con un color verde oscuro y tallos rectos y robustos del tamaño de un lápiz o más gruesos.
  • No deben tener hojas amarillentas, manchas ni daños por estrés, ni tener flores o frutos en progreso.

Plantación

¡Selecciona un sitio con pleno sol! En regiones del norte, se prefieren entre 8 y 10 horas de luz solar directa. En aquellas del sur, una ligera sombra de tarde (ya sea natural o artificial, como cubiertas para filas) ayudará a los tomates a sobrevivir y prosperar. Excava en el suelo hasta una profundidad de aproximadamente un pie y mezcla estiércol y/o compost envejecido. Dale un par de semanas para que se descomponga antes de plantar.

Además, elige un espacio donde los tomates (y otros miembros de su familia, especialmente berenjenas, pimientos y patatas) no hayan crecido en los últimos años. Consulta consejos sobre rotación de cultivos.

Cuándo plantar tomates

Los tomates son plantas de temporada larga y amantes del calor que no toleran las heladas, por lo que espera a que el clima se caliente en primavera. Consulta nuestro Calendario de Plantación para saber cuándo comenzar a cultivar tomates en tu ubicación.

Si estás sembrando tomates desde la semilla, plántalos en interiores 6 semanas antes de la última fecha esperada de la última helada de primavera en tu área. Siembra las semillas a una profundidad de medio centímetro en bandejas pequeñas. Trasplantas las plántulas al exterior unas 2 semanas después de esa fecha o cuando las temperaturas se mantengan en un rango de 10 a 18 grados Celsius tanto de día como de noche. Consulta nuestra guía completa para sembrar tomates en interiores.

Si tienes una temporada de cultivo lo suficientemente larga, también es posible sembrar tomates directamente en el suelo del jardín (a una profundidad de medio centímetro), pero no antes de que la temperatura del suelo alcance al menos los 13 grados Celsius. Ten en cuenta que 21 grados Celsius son óptimos para una germinación máxima dentro de los 5 días.

Endurecimiento de los tomates

  • Si estás comprando o cultivando plantas, deberás «endurecer» las plántulas durante una semana antes de trasplantarlas. Ponlas al exterior bajo sombra durante unas pocas horas el primer día. Aumenta gradualmente este tiempo cada día para incluir algo de luz solar directa.

Plántulas de tomate

Trasplante de los tomates

  • Trasplanta tus plántulas (o tus plantas cultivadas en vivero) al exterior después de que haya pasado todo el peligro de heladas y el suelo alcance al menos los 16 grados Celsius. Consulta nuestro Calendario de Plantación para conocer las fechas sugeridas de trasplante.
  • Coloca estacas o jaulas para los tomates en el suelo al plantarlos. El hecho de colocar estacas y jaulas permite mantener a los frutos en crecimiento lejos del suelo (para evitar enfermedades y plagas) y también ayuda a que la planta se mantenga erguida. Consulta instrucciones sobre cómo construir estacas, jaulas y soportes para tomates.
  • Opcional: al trasplantar los tomates, agrega un puñado de abono orgánico para tomates o harina de huesos (una buena fuente de fósforo) al hoyo de plantación. NO apliques fertilizantes con alto contenido de nitrógeno como los recomendados para céspedes, ya que esto fomentará la producción de hojas y puede retrasar la floración y la producción de frutos.
  • Al plantar plántulas, retira algunas de las hojas inferiores. Hay dos formas de plantar las plántulas en el suelo:
    1. Coloca cada bola de raíces lo suficientemente profunda como para que las hojas inferiores estén apenas por encima de la superficie del suelo. Las raíces crecerán por todo el tallo de la planta bajo la tierra. Planta las plántulas a unos 60-90 cm de distancia. Las plantas muy juntas no recibirán suficiente luz solar y los frutos pueden no madurar.
    2. Alternativamente, coloca las plántulas largas y esqueléticas de costado en zanjas de 8 a 10 cm de profundidad. Entierra los tallos hasta el primer conjunto de hojas verdaderas. Las raíces se desarrollarán a lo largo del tallo enterrado. Si plantas de esta forma, considera colocar cuatro plantas de tomate en posiciones de los puntos cardinales (norte, sur, este y oeste). Esta formación te permitirá fertilizar y regar las plantas en el centro.
  • Recuerda dejar suficiente espacio para que las plantas se expandan.
  • Riega bien para reducir el shock de las raíces.

Espacio para los tomates

Cultivando tomates en macetas

  • Usa una maceta o contenedor grande (al menos de 50 cm de diámetro) con agujeros de drenaje en la parte inferior.
  • Usa tierra suelta y bien drenada (por ejemplo, al menos 30 cm de una buena «mezcla para macetas» con materiales orgánicos agregados).
  • Debes colocar una bandeja de algún tipo debajo de la maceta para recoger cualquier exceso de agua que se escurra por la parte inferior.
  • Elige tipos determinados, como las variedades arbustivas o enanas. Muchos tomates cherry crecen bien en macetas. Las variedades más grandes pueden necesitar estacas.
  • Planta una planta de tomate por maceta y dales al menos 6 horas de sol por día.
  • Mantén la tierra húmeda. Las macetas se secarán más rápidamente que la tierra del jardín, así que revisa diariamente y proporciona agua extra durante las olas de calor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad